Preparación parto con mindfulness evidencia

Investigaciones científicas demuestran que el curso de MBCP tiene los siguientes beneficios

Reduce la ansiedad y el estrés comunes en esta etapa, mejorando la salud del feto.

Tener habilidades para disminuir la ansiedad es básico para la salud de la madre y sobretodo del bebé. En mujeres embarazadas, niveles elevados de cortisol (la hormona del estrés) se han asociado a numerosos problemas de salud tales como nacimientos prematuros, bajo peso del recién nacido (Allison et al., 2011) y repercusiones a largo plazo debido a la programación fetal. La “programación fetal” es la adaptación fisiológica del feto al entorno en el cual se desarrolla (Talge et al., 2007). Por lo tanto, el aumento en los niveles de cortisol materno afectaría al óptimo desarrollo del eje hipotálamo-pituitario-adrenal fetal (Christian, 2012), con manifestaciones postnatales como una escasa autorregulación, déficit en la maduración motora y un menor cociente intelectual infantil (Allison et al., 2011, DiPrieto, 2012; HernándezMartínez et al., 2008). Por lo tanto, los fetos tienen receptores de los estados emocionales de la madre que les generan cambios en el cerebro y sistema nervioso a largo plazo. Una madre con entrenamiento en Mindfulness consigue estados de calma de forma más rápida que una madre sin este entrenamiento, haciendo así que esto produzca efectos beneficiosos a corto y largo plazo en su bebé (menor vulnerabilidad al estrés). Este hallazgo por si mismo confirma la necesidad de prevenir y tratar precozmente la ansiedad en el embarazo. Desde luego que los motivos para ello no son sólo la prevención de las patologías mentales en el futuro niño, sino aliviar el mismo sufrimiento materno.

Mejora el vínculo materno- fetal.

El aumento de conexión con las sensaciones corporales, no sólo da tranquilidad, sino que también aumenta el vínculo materno-fetal. Las investigaciones afirman que a mayor vínculo durante el embarazo, el bebé tendrá mayor apego hacia la madre después del nacimiento y la madre mayor sintonización para responder de forma adecuada a las necesidades del recién nacido estableciendo un apego seguro. (Fonagy, Steele y Steele, 1991).

Proporciona herramientas para regular las emociones complejas

y afrontar molestias, dolores, miedos y situaciones difíciles que puedan surgir. Permitiendo a las mujeres embarazadas a adaptarse mejor a los nuevos acontecimientos, respondiendo más efectivamente.

Nos da habilidades para criar con respeto, paciencia y compasión.

Lo que somos enseña a los niños mucho más que lo que decimos, de manera que debemos ser lo que queremos que nuestros hijos sean. La autocompasión es esencial para ser buenos padres. Al enseñar a nuestros hijos a tener compasión por ellos mismos podemos ayudarles a gestionar el dolor y la imperfección inherentes a la vida. Como demuestran las investigaciones, los individuos que crecen junto a unos padres muy críticos durante la infancia son mucho más propensos a ser críticos consigo mismos cuando llegan a la edad adulta.

Promociona la salud y el bienestar.

La práctica aumenta el entusiasmo, la autoestima, la paz, el bienestar y la introspección. Al dirigir la atención de una manera consciente al cuerpo, la mujer embarazada aprenderá a conectarse con él, a escucharlo y a confiar en sus sensaciones, percibiendolas con curiosidad y amabilidad más que con miedo o rechazo.

Previene la depresión.

La práctica de Mindfulness puede ser un tratamiento complementario para las mujeres con patrones depresivos o trastornos de ansiedad o ánimo, y para las que debido a su embarazo la prescripción médica está contraindicada. Las personas que han sufrido depresión tienen más de un 50 % de posibilidades de recaer y el embarazo es un período crítico. Una de cada cinco mujeres tendrá depresión postparto. La investigación científica ha demostrado la eficacia de Mindfulness por encima de otras terapias para prevenir recaídas en depresión (Segal, Williams , Teasdale, 2008)

Favorece tener una experiencia más positiva del parto.

La práctica de Mindfulness nos enseña la habilidad de recibir los acontecimientos tal y como son, con curiosidad y amor, sin desear cambiarlos ni juzgarlos. Aceptando y abriendonos a la experiencia. En el momento del parto mindfulness nos ayuda a no añadir más dolor y sufrimiento a esos momentos de sensaciones intensas, haciéndonos las protagonistas de la situación y en control de nuestro propio cuerpo (Nancy Bardacke).

Mejora la relación con la pareja

El estrés y la dificultad de afrontamiento del embarazo es una de las causas más frecuentes de problemas en la pareja (Ruiz y Avant, 2005). En este programa se propondrán ejercicios para hacer con tu pareja en casa, tanto técnicas del manejo del dolor como ejercicios de escucha activa donde se desarrollarán temas sobre la crianza de vuestro futuro bebé.

Ven a probarlo…