La maternidad

LA MATERNIDAD:

EXPERIENCIA VITAL TRANSFORMADORA, DESAFÍOS Y RIESGOS.

Ser madre es una de las experiencias más hermosas y profundamente transformadoras que una mujer puede vivir. Es un hermoso privilegio poder engendrar una vida y hacerlo de forma conscientemente y feliz. 

Sin embargo, también es un enorme desafío y una gran responsabilidad y conlleva algunos riesgos. La forma en que se siente la futura madre, física y emocionalmente, le  afecta  en su salud y bienestar y afecta también al bebé desde el periodo de gestación. Por eso, el cuidado y la preparación en este proceso de ser madre es tremendamente importante. 

Esta experiencia comienza con el embarazo que supone una serie de cambios y desafíos  físicos y emocionales complejos que requieren de una adaptación y regulación.

Por un lado están los cambios fisiológicos y hormonales que afectan y cambian el cuerpo de la mujer embarazada.

Y además se producen cambios emocionales importantes, como mayor sensibilidad, a veces una mayor irritabilidad, ciertos temores e inseguridades, y, en ciertos casos, ansiedad, miedo y preocupaciones en relación a la salud del bebe, al momento del parto y a su nuevo rol de futura madre.

La expectativa del parto, por su parte, cada vez más presente a medida que se van cumpliendo meses de embarazo, supone el temor a tener que enfrentar el dolor, las dudas, la incertidumbre y la preocupación sobre el desenlace para la madre y el bebé.

Todas ellas son emociones muy frecuentes que deben ser tenidas en cuenta en una preparación a la maternidad.

Pero además, no podemos obviar, que el periodo perinatal conlleva algunos riesgos.

Los datos indican que...

Un 21% de la mujeres embarazadas presentan un trastorno de  ansiedad y el 64% de estas lo mantendrán en el postparto (Heron y al, 2004).

La depresión prenatal se estima que se encuentra alrededor del 18,4 % y la depresión postparto en el 19,2 % (Heron y al, 2014).

La ansiedad y depresión en el embarazo y hasta un años tras el parto pueden afectar al feto y al futuro bebe. Durante el embarazo estos efectos se refieren a problemas en el desarrollo fetal, complicaciones en el parto, partos prematuros y bajo peso al nacer  (Sockol, 2015).

Durante el primer año de postparto estas consecuencias negativas se asocian con un desarrollo pobre del bebe a nivel comportamental, cognitivo y emocional y un mayor riesgo de desarrollar trastornos psicológicos infantiles (Sockol, 2015).

La ansiedad y la depresión materna en el periodo perinatal es un factor significativo de riesgo en el aumento de conflictos de pareja y en la calidad del apego madre-hijo (Ruiz y Avant, 2005).

Un entrenamiento para reconocer y aceptar los cambios que se producen en su cuerpo, en sus emociones y en su vida, y aprender a gestionarlos, puede ayudar a la futura madre a evitar esos riesgos y tener un embarazo y un parto sanos física y emocionalmente, en armonía consigo misma y con su bebé, y vivir esta experiencia única con plenitud.

El Centro de Maternidad Plena

le ofrece a las mujeres  embarazadas y sus parejas ese entrenamiento con el CURSO DE PREPARACIÓN INTEGRAL AL EMBARAZO, PARTO Y CRIANZA CON MINDFULNESS (PROGRAMA MBCP-MINDFULNESS BASED CHILDBIRTH AND PARENTING PROGRAM DE LA UNIVERSIDAD DE OXFORD). Este  curso integra el conocimiento actual sobre los cambios neurobiológicos del periodo perinatal, la regulación de las emociones en ese periodo, la práctica de mindfulness y los cuidados de la primera crianza.

LA MATERNIDAD:

DESEO O NECESIDAD BÁSICA DE PLENITUD.

La maternidad/paternidad es, también, un deseo o necesidad básica de sentirse completos y realizados que está dirigido a posibilitar la descendencia y preservar la especie.

Como tal deseo o necesidad supone una pulsión dirigida a su satisfacción, que, cuando no puede realizarse, por algún problema de infertilidad u otros motivos, genera sentimientos de frustración, enfado, impotencia, fracaso, estrés y tristeza, que, a su vez, merman la posibilidad de concebir.

La Infertilidad cuestiona muchas de las expectativas, proyectos y sueños que teníamos preparados, cuestiona nuestro lugar en el mundo. Y esto hace que nuestra mente se active rápidamente, se preocupe, nos trae el miedo a no ser madre, a tener un aborto, a que el matrimonio se tambalee, la culpabilidad, la envidia de los que sí han podido…, nos trae toda clase de posibles problemas futuros y de todo lo que teníamos que haber hecho en el pasado, y así producimos más ansiedad, estrés, estados de ánimo bajo, y por lo tanto menos posibilidad de tener un bebé. 

El Centro de Maternidad Plena

le ofrece a las mujeres y hombres que están intentando ser padres y a los  que están  en un proceso de Reproducción Asistida la posibilidad de aprender a regular todas esas emociones,  de reducir el estrés y la ansiedad, de vivir con serenidad  esa situación y de preparar su cuerpo y su mente para favorecer la gestación, realizando el CURSO DE REDUCCION DE ESTRES Y ANSIEDAD Y REGULACIÓN DE LAS EMOCIONES EN INFERTILIDAD Y REPRODUCCION ASISTIDA BASADO EN MINDFULNES.